De “la mesa está servida” a “sectarios y excluyentes, solamente” (nonimas blogueras)

febrero 2, 2008 at 1:29 am (Blogs and Blooks, Inadaptado social, Opinión y drogas blandas, Si Evita viviera sería bloguera)

Lo que pide Croce, en su comentario en “El peligro son los otros” de Omar Genovese en Nación Apache, no está mal, pero es demasiado idealista, utópico. Me detengo particularmente en: “Y en casi todos (los blogs) se van creando círculos de adeptos que van cerrándose y terminan por expulsar o no darle importancia a quien disiente con ellos.”. Como bien se dice en Tapera en “Blogs otra vez”: “Su unidad es una red, más o menos densa, más o menos estable, alrededor de uno o dos hubs, con muchos alveolos y retículas débiles o fuertes. Su circuito está trazado por links, comments, posts, asides, archivos, páginas estáticas, twitter, facebook, cosas como delicious, googleos -desde la barra o desde el sitio-, libros de papel, mp3, radio, TV, etc. etc.”; voy a partir de esta definición para decir que en estas redes, siempre pesará más la idea de “quiénes” o “entre quiénes”, que el “qué”; la comunidad por encima del tema o a igual altura. Omar dice: “Ocurre que la dinámica del blog tiene algo de tribal, de comuna”. En ese sentido está bien mirar el principio de pertenencia a Hidulya para llevar la idea a un extremo:

La inclusión de nuevos habitantes es como sigue:
Cualquier habitante postula un blog a los demás miembros;
Todos los miembros acuerdan la inclusión;
El autor del blog postulado acepta formar parte de Hidulya.

Es decir: Para sumar un feed es necesario el ok de todos los miembros actuales y el del autor del nuevo blog, quien se vuelve así un habitante-miembro más.

“Círculos de adeptos”, “adulones”, yo prefiero llamarlos nuevas barras de amigos virtuales, que se van conformando por afinidades, sensibilidades compartidas, feeling, portación de “buena leche”. Argumentos tan importantes a la hora de bloguear como el mero análisis temático-cultural. La inclución de los blogguers es un procedimiento ideológico. Luego, lo inter-auto-referencial, tildado de endogámico, de cierre sobre si mismo, funciona como post.

Te aceptan, entrás, te incluyen, validás credenciales en sucesos blogueros: picos de tensión, debates; e incluís nuevos miembros, generalmente tarea de líderes, hubs, vanguardias en la búsqueda dentro de la red. Claro que hay expulsiones, autoexpulsiones, sí, como en todo lo humano, situación que excede el plano de la tolerancia a la disidencia. Una vez la red estable y segura, entonces, el mensaje, no de cualquier tipo, circula, privilegiándose siempre la comunicación, o pretensión de, el flujo y reflujo de la expresión, por sobre la búsqueda de la verdad en partecitas.

No digo qué está bien o qué está mal, tampoco que la temática no tenga importancia: lo de Croce es demasiado idealista, cruel, como resaba una tarjeta que me dieron en el subte y que decía estar firmada por Dostoievski.

 

Anuncios

6 comentarios

  1. Alberto said,

    Es que en ese caso habría como una contradicción, o suena a que pudiera existir, si bien no lo podría asegurar. Por un lado, en mi corta experiencia en esto, me da la impresión de que la opinión de Croce es correcta y como en todos lados se establece un equilibrio: un grupo de gente con intereses similares, y con una postura similar sobre esos intereses, constituye un grupo que es más o menos cerrado y se establece un intercambio entre ellos (posts, comentarios, visitas, links, etc.). Es común ver más o menos al mismo grupo rotando por los mismos blogs. Eso genera un espacio donde prima la seguridad, como sería en la vida real, donde uno se junta con amigos con los que comparte algo y no con aquellos con quien no comparte ciertas cosas. Pero, eso genera dos cosas, la más importante es que esa constitución tribal (como creo dice Genovese), atentaría contra lo verdaderamente anárquico y potencialmente revolucionario que tendría el blog, que es la posibilidad de extender el intercambio a aquellos que están mas allá de los límites de lo común. Si el resultado es lo tribal, y lo tribal se basa en lo ya compartido, la experiencia no sería más que la búsqueda de lo reconfortante, lo reafirmante de que ya se es. La posibilidad que abre el blog es la de la pérdida de tal estacio de comfort por uno de permanente incomodidad. Es en esa incomodidad, en ese tener que confrontar con aquel me saca de mi posición como puedo entender mejor mi posición, pero también puedo aprender. La incomodidad, la falta de elementos naturalizados en forma compartida, el sentirse fuera de foco, debería ser lo deseable.
    El otro problema, pero sería para largo, es que la multiplicación de los discursos es la mejor forma que tiene el poder para hacer que los discursos que le son seriamente alternativos queden desarticulados en el medio de la superabundancia de sonidos, no siempre con significado.
    un saludo.

  2. Alberto said,

    perdón por lo largo del comentario. en el dialog box parecía la mitad de largo.

  3. nonimo said,

    Estaré ausente hasta el martes, cuando vuelva agregaré algo a tu comentario.
    Saludos

  4. Maguila said,

    Es que buscar un sentido unívoco es una simplificación demasiado extrema, ese universo que llamamos “blogósfera” es tan heterogéneo como cualquier fenómeno que involucre relaciones humanas, el planteo está bien, lo que no se puede es reclamar que cada grupo o cada círculo se comporte de manera previsible o preestablecida. Habrá grupos abiertos, cerrados, grandes, chicos, idealistas o pragmáticos, con intereses científicos, culturales, políticos o simplemente recreativos, las identificaciones individuales pueden ser más o menos fuertes con distintos grupos, en fin, la cantidad de factores que intervienen y se combinan en esas constituciones tribales pueden hacer que la confrontación sea más o menos densa y con mayor o menor grado de tolerancia y apertura. Por otro lado creo que estas nuevas formas de relacionarse, con internet como principal instrumento, excede a los blogs, por ejemplo los grupos que comparten intereses por juegos electrónicos se nuclean en torno a foros casi siempre, muchos grupos con similares intereses literarios comparten listas de correo, en informática y en otras ramas del conocimiento los wikis parecen estar convirtiéndose en el instrumento que mejor se ajusta al intercambio. En fin, el blog es sólo un instrumento el fenómeno a analizar no es éste sino internet como soporte de ciertos tipos de relaciones que con aciertos y errores fomentan la pluralidad e incentivan el acceso al conocimiento y a las ideas.
    Esta heterogeneidad hace que tanto Croce, como Genovese, como Aberto o como nonimo acierten en sus diagnóstico, los que sin duda la están pifiando son González, Ferrer y compañía al pretender negarles futuro e identidad.

  5. Maguila said,

    Y me pasó lo mismo que a Alberto, parecía más corto el texto.

  6. nonimo said,

    Alberto, Maguila gracias por comentar.
    Seguiremos participando, je,je (¿Cuántos dardos me quedan?).
    La última aclaración que quisiera hacer es la siguiente, me refería a blogs “culturales”, me parece que a éllos apuntaba Croce, es decir, que tienen cierto estilo de revista literaria, donde prima la literatura y los escritores como tema, seguidos de cerca, si es que acaso no están ya incluídas, por las tópicas: política, filosofía y otras afines. Hay una gran divisoria de aguas con respecto a la literatura y la pongo en estos términos (muy simplificada): anti y pro Aira, anti NNA, y de ahí para abajo todo un derrame de posiciones frente al mercado, al libro como mercancía, al dinero, al poder, a la figuración, a las visitas del blog, etc, etc, etc…(vuelvo a simplificar). Esta declaración de principios fundacional es muy fuerte, sobre todo porque la generación que (se) discute (muchos escritores o periodistas editados) tienen racimos de blog; entonces es difícil que se crucen los links. Es interesante lo que hace Omar (acaso el único) cuando deja opiniones en el blog de M. Tomas, que hasta ahora no han sido borradas, pero no pasa de ahí, no hay movimiento recíproco, hay silencio de radio de sus comentaristas, que en cualquier momento puede pasar a ser repudio alcahuete, porque a veces es más jodida la tropa de comentaristas que el dueño del blog. Bloguer, lector, comentador, funcionarían como el consumidor del diario de papel (*): nadie compra La Nación para que le digan que el capitalismo es maligno.

    (*) es muy discutible, ya lo se.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: